Capilar

FUENTE:  https://www.uppers.es/salud-bienestar/noticias-salud/efluvio-telogeno-caida-pelo-efecto-secundario-coronavirus_18_3009570140.html

  • La interrupción del ciclo de crecimiento del cabello se debe a situaciones traumáticas experimentadas en nuestro cuerpo, como la infección por Covid 19. Pero ni produce calvicie ni es para siempre

No se trata de uno de los efectos más graves del Covid, pero sí uno de los que causan más impacto. Quedarse con varios mechones de pelo en la mano es, cuanto menos, alarmante. Muchos pacientes de coronavirus están afectados por esta caída masiva de cabello, conocida como efluvio telógeno, una alteración del ciclo del crecimiento del pelo. La buena noticia es que es reversible.

Un estudio liderado por el doctor Óscar Muñoz, dermatólogo del Grupo de Tricología del Hospital Ramón y Cajal, ha evaluado 200 casos en los que se ha producido un efluvio telógeno entre el tercer y cuarto mes después de haber sufrido la infección COVID-19. «Lo que hemos observado es que esta abundante caída de pelo se ha producido sobre todo en aquellas personas que han tenido fiebre a causa de la infección por SARS-CoV-2″.

Una situación estresante para el organismo, causa de la caída

La alteración del ciclo capilar sucede cuando un daño específico interrumpe su crecimiento. La caída no es inmediata, sino que sucede entre dos y cuatro meses después de la alteración del ciclo. Las agresiones que pueden desencadenar un efluvio telógeno son las infecciones; entre ellas; la infección por coronavirus; las cirugías; eventos traumáticos o estresantes, ya sean físicos o emocionales; los embarazos y partos o los déficits vitamínicos.

A veces la causa no se puede identificar claramente, aunque en estos meses la crisis de la pandemia juega en contra de nuestro cabello. «El estrés generado por el confinamiento ha sido una causa muy importante de la caída del pelo que ha provocado que los tejidos en general sufran daño vascular y más concretamente el folículo piloso. Ese daño vascular afecta a la microcirculación, que se ve comprometida, e impide que llegue el riego y el alimento al folículo piloso«, explica el doctor Antonio Ortega, dermatólogo de la Clínica Menorca. «Con la Covid se produce coagulación intravascular diseminada, se dañan los pequeños vasos capilares que son los que nutren el folículo piloso y hay que averiguar qué está fallando en cada paciente para darle el tratamiento adecuado”, afirma este profesional.

Síntomas… No vas a quedarte calvo

Lo más evidente en un efluvio telógeno es una caída muy abundante del cabello. Se encuentran mechones de pelo en la ducha o en el cepillo del pelo constantemente. A veces también nos tocamos el cabello y nos quedamos con pelo en la mano. El efluvio telógeno puede producir cierta pérdida de densidad, especialmente en las entradas.

Sin embargo, esta caída no conduce a una alopecia o calvicie, aunque es importante descartar que al mismo tiempo existe una alopecia androgénica que sí conduciría a una pérdida importante de cabello. Por esta razón es necesario realizar un estudio tricológico, con tricoscopia y una analítica sanguínea completa para detectar si hay niveles bajos de oligoelementos o vitaminas.

¿Cuándo desaparece?

El efluvio telógeno agudo desaparece por sí solo cuando se elimina la causa principal que lo produce. Por eso, los tratamientos en este tipo afecciones son únicos para cada paciente. «El tratamiento es totalmente personalizado y va en función de las necesidades de cada persona. Consisten en la asociación de distintas herramientas terapéuticas que ya hay en el mercado, algunas son muy antiguas y otras no tanto», afirma el doctor Ortega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

16 + dos =

Publicar comentario